Radiografía del tejido empresarial español actualmente

Aprendimiento

La situación del tejido empresarial español es crítica y las consecuencias empezarán a notarse a partir del próximo mes de noviembre. CEPYME ha hecho un estudio acerca del estado de las pequeñas y medianas empresas y las sensaciones no son positivas. En economía, además, las sensaciones de las empresas suelen ser un buen indicador para saber cómo se va a desarrollar el ecosistema durante los próximos meses.

La mayoría de las empresas consideran que no va a mejorar la situación en el corto plazo y que van a tener que tomar medidas negativas para generar riqueza y puestos de trabajo. Sin embargo, es contraproducente debido a que se retrae el consumo.

¿Qué percepción tiene el tejido empresarial?

Según el estudio de CEPYME, el 52% de las empresas españolas ahora mismo consideran que los próximos 12 meses van a ser negativos para su economía. Una percepción que termina por trasladarse a la sociedad, la cual ya es consciente de tesitura en la que está el tejido empresarial.

¿Por qué se produce esta negatividad?

El estudio estima que el 52% de estas empresas ha perdido, al menos, el 50% de su facturación en los últimos meses. Y una quinta parte de esas empresas han perdido entre el 50% y el 65% de la facturación.

Además, la generación de empleo también se ha visto afectada porque, más allá de poder generar empleo, se ha producido el efecto contrario. El 50% de las empresas han tenido que reducir sus plantillas en un 25% y un 10% de ellas han tenido que recortar entre el 25% y el 50% de los empleos. Unos datos muy negativos que son un buen baremo para medir cómo está ahora mismo la economía.

Y estos datos negativos no se quedan aquí porque el 50% de las empresas afirma que se va a ver en la necesidad de seguir reduciendo las plantillas a lo largo de los próximos 12 meses. Unas perspectivas dramáticas para el empleo.

¿Qué ocurre con los ERTEs?

El estudio de CEPYME muestra que el 43% de las PYMES ya han tenido que tomar esta medida con sus trabajadores. Sin embargo, el 53% de los que no han tomado todavía esta medida, se encuentran involucrados dentro de los ERTEs y que no van a poder aguantar los seis meses que la ley obliga a no despedir a un trabajador. Esta situación va a provocar que haya trabajadores que se queden atrapados en una empresa que no puede ni despedirles ni pagarles.

El descenso de la demanda

Uno de los principales problemas que tienen tanto PYMES como autónomos actualmente es el descenso de la demanda. Así lo confirman el 74% de los encuestados, los cuales afirman que es el principal obstáculo que se han encontrado por el camino y por el cual han visto reducida su facturación.

Únicamente el 42% de los participantes en el estudio atribuye las culpas a temas administrativos o a las restricciones sanitarias impuestas por el Gobierno. El problema entonces no es únicamente que un negocio tenga que cerrar sino que incluso los que están abiertos no reciben la suficiente demanda por parte de los clientes.

Sin facilidad para consumir y gastar dinero, la economía se ve afectada y se genera un bucle negativo. Además, esto hila con el siguiente problema, el de la morosidad. Muchas PYMES y autónomos entienden que durante los próximos meses la morosidad va a aumentar de forma dramática como consecuencia lógica de la situación que se está viviendo.

A falta de liquidez, hay que priorizar y si se tienen trabajadores a los que no se puede despedir, las empresas dejaran de atender los pagos. Los proveedores dejan de cobrar y se genera un círculo vicioso que va a provocar que muchas empresas no cobren lo que han vendido y se genere un problema de falta de liquidez, el cual ya tienen el 74% de las pymes consultadas.

Las previsiones del tejido empresarial

De aquí a enero, el tejido empresarial prevé que la cifra de despidos aumente hasta los 300.000 trabajadores. Esta situación vuelve a afectar a la rueda del consumo ya que, aunque estos reciban su prestación por desempleo, van a reducir su gasto ante la falta de ingresos. Además, el Estado se ve afectado ya que pierde 300.000 cotizaciones a la Seguridad Social y, además, está en la obligación de dotar partidas presupuestarias para poder proporcionarle unos ingresos a esas personas que han perdido su trabajo.

Otro dato aterrador extraído del estudio de CEPYME es que un 11% de las empresas están preparando el concurso de acreedores para ponerlo en marcha a partir del mes de enero.

Vídeo

Las previsiones y los datos extraídos del estudio de CEPYME no son muy alentadores. Durante los próximos meses se prevé un mayor descenso de facturación en muchas empresas, el cierre de muchas otras y, en definitiva, la muerte de mucho tejido empresarial. Sin embargo, es hora de arriesgar, tomar medidas difíciles pero que aporten valor y ayuden a generar riqueza en una economía cada vez más maltrecha.

Si quieres seguir informado acerca de las novedades que se producen en el colectivo de autónomos y pymes, visita nuestro canal así como nuestra web. En ambas actualizamos cada día la situación y explicamos las últimas noticias. Además, en el vídeo que compartimos aquí debajo, explicamos más detalladamente cómo se encuentra el tejido empresarial español y cuáles son las previsiones para los próximos 12 meses. ¡No te lo puedes perder!

Share This