Se permiten los ERTES en actividades esenciales

Aprendimiento

Las actividades esenciales han visto como, ahora si, pueden acceder a la solicitud de ERTE. Hasta este momento esas actividades esenciales carecían del derecho a solicitar esta prestación.

Hay que considerar que, a pesar de realizar actividades esenciales, éstas se han podido ver igualmente mermadas económicamente y que, dentro de la empresa, haya trabajadores que no realicen una actividad estrictamente fundamental. En el último Consejo de Ministros se ha aprobado que estas actividades puedan también solicitar ERTE por fuerza mayor pero con restricciones. Solamente se podrán presentar para aquellos trabajadores de la empresa cuya labor no sea esencial.

La situación que se ha dado es que muchos empresarios de este tipo de negocios se han visto obligados a solicitar el ERTE porque no tienen liquidez y no pueden cubrir los gastos, pero se los han rechazado. Unos rechazos que pueden llevar a la suspensión de pagos y al concurso de acreedores.

¿Cómo está la situación actualmente?

Según la información que comparte el diario Expansión, «el caos en la gestión de ERTE aboca a 50.000 empresas a concurso». La situación de improvisación que se ha dado, tomando medidas semana a semana, ha provocado esta tesitura. Las empresas solicitaron los ERTE en su momento y ahora han llegado las denegaciones. Ante este coyuntura, muchas de ellas se han visto ahogadas económicamente y empujadas a cerrar o a acogerse al concurso.

En este panorama de cambios periódicos, va a haber empresas que no van a tener tiempo de una segunda oportunidad porque no van a entrar en plazo para solicitar el cese de actividad o subsistir hasta que llegue.

Y es que estos ERTE se solicitaron hace semanas y parecían aparentemente aprobados por silencio administrativo. Pero la Administración decidió que estas solicitudes no estaban suficientemente justificadas y, por tanto, fueron denegadas. De esta manera el empresario carga con todos los costes por lo que es de esperar que muchos de ellos no puedan hacer frente a tales gastos.

¿Qué ha sucedido hasta ahora con las actividades esenciales?

El trato a las actividades esenciales con la aplicación de los ERTE ha seguido el mismo procedimiento que el resto de frentes que tenía abiertos la Administración. Han actuado a merced del tiempo, improvisando en todo momento y sin capacidad de prever cómo podía afectar esta situación a miles de empresarios por cuenta propia y pequeños comercios.

Además, se habló de una concesión mayoritaria y, como se ha demostrado posteriormente, no ha sido así. No suficiente con eso, se cerraron otras vías de financiación como los ERTE por causas económicas que, para muchas empresas hubiera sido suficiente. Con ello, solamente con justificar una caída en los ingresos, en este caso por el COVID-19, cualquier empresario se podría haber acogido a esta prestación por motivos económicos.

Cerrando esta vía se han producido más problemas de los esperados porque el SEPE se ha encontrado ante una avalancha de solicitudes. Al no haber suficientes funcionarios para realizar estos trámites, no hay suficientes medios. Como consecuencia, se aprueban, vía silencio administrativo, todas las solicitudes, pero la realidad ha sido muy distinta.

Si se hubieran podido presentar ERTE por causas económicas, el procedimiento habría tardado más tiempo pero al menos los empresarios habrían tenido asegurada su prestación económica.

Vídeo

El SEPE debe solucionar todos estos problemas en la mayor brevedad posible o las consecuencias serán irreversibles para muchas de ellas. Aunque la Administración está saturada, esta situación lo único que genera es incertidumbre para todo el tejido empresarial.

Como siempre, hemos preparado un vídeo en el canal en el que hablamos de este tema con más detalle y también de toda la actualidad relacionada con los autónomos que se está produciendo a causa de la crisis sanitaria. ¡No te lo pierdas!

 

 

Share This