Todavía no hay prórroga de las prestaciones extraordinarias

Aprendimiento

A nueve días de que acabe el mes de septiembre, todavía no hay una prórroga de las medidas de ayuda a empresarios y trabajadores: ERTEs y cese de actividad. La situación actual en España no ha mejorado y en ciudades como Madrid se han comenzado a confinar distritos enteros. Esta situación supone un problema para miles de negocios y de autónomos, que van a volver a vivir una bajada drástica de los ingresos.

Si no se toman soluciones para esta crisis, cuando la cuestión sanitaria se haya controlado y la economía pueda volver a ponerse en marcha, no va a haber ni autónomos ni pymes con capacidad para generar riqueza. Este problema redundará directamente en la dificultad de la recuperación económica.

De momento hay negociaciones entre el Gobierno y los agentes sociales pero todavía no se ha llegado a ningún acuerdo. Al igual que ocurrió en el mes de julio, lo más probable es que se llegue a un acuerdo a última hora, en el cual no haya tiempo material para rectificaciones ni para protestas.

De momento no hay prórroga de ninguna medida

La incertidumbre sigue siendo el gran mal que está azotando a la economía durante esta crisis. Para cualquier autónomo o empresario es difícil reaccionar si no conoce las reglas del juego hasta el día anterior al fin de la partida. Con la incertidumbre sobre la mesa se reducen las inversiones y se generan más recortes y reducciones presupuestarias.

Lo que sí podemos confirmar es que, en la propuesta del Gobierno para la prórroga de los ERTEs, hay sectores que se quedan fuera. Y uno de ellos es quizás el más importante. La hostelería, uno de los sectores básicos en el sistema económico español, y uno de los más afectados por la pandemia, se quedaría fuera de la prestación, dejando sin ayudas a más de 500.000 trabajadores. Además, con los nuevos confinamientos, muchos bares y restaurantes se están viendo obligados a cerrar, por lo que, sin las ayudas del Estado, están abocados a la desaparición.

Los sectores a los que el Gobierno sí pretende acoger bajo el manto del ERTE son los siguientes:

  • Transporte marítimo
  • Transporte aéreo
  • Servicios de alojamiento
  • Agencias de viaje
  • Espectáculos

De esta manera, 140.312 trabajadores que están actualmente en ERTE sí mantendrían la prestación. Por su parte, los 523.044 empleados restantes, se quedarían sin ayuda. Recordamos que los ERTEs dejan en una situación de stand by los contratos, y es el Estado el que tiene que pagar las nóminas. Pero sin esta ayuda, estos más de 500.000 trabajadores tendrán que reincorporarse al trabajo y, ante la imposibilidad de las empresas para afrontar el gasto de las nóminas, serán despedidos. Por lo tanto, el Estado será el encargado de pagarles a esas personas el paro y habrá, además, destruido sus empleos.

¿Qué va a ocurrir con el cese de actividad?

Son muchos los negocios y los autónomos que se vuelven a quedar sin actividad debido a la nueva cuarentena de ciertos municipios. Por lo tanto, urge la reactivación del cese de actividad como medida que ayude a mantener a flote a estos negocios.

No obstante, más allá del cese de actividad, se necesitan más medidas encima de la mesa porque, de lo contrario, el tejido empresarial va a acabar muy afectado. Y en ese momento será cuando el Estado vea que tiene un problema en sus cuentas.

Si estas empresas, que producen y generan ingresos para el Estado, dejan de operar, entonces le generan un mayor gasto al Estado. Por eso es necesario que el Gobierno tome medidas eficaces ya, porque de lo contrario, únicamente estará creando más gasto y menos ingresos para las arcas públicas. Y esto solo se consigue invirtiendo y no dejando caer a quienes sostienen buena parte del sistema.

Vídeo

Con la hostelería fuera de los ERTEs, más de medio millón de trabajadores se va a quedar sin la prestación y, probablemente, sin empleo. Además, en el caso de los empresarios, se verán obligados a cerrar porque no podrán hacer frente al pago de las nóminas de los trabajadores. Tanto por la situación como por la mochila que arrastran desde el impacto de la primera oleada del virus.

La incertidumbre no es una buena compañera de viaje, por lo que es necesario cerrar ya estos acuerdos. Si para la última semana de septiembre todavía no se ha llegado a un consenso, muchos negocios se van a tener que plantear si continúan o no con su actividad. Una situación insostenible con la que el tejido empresarial no debería de lidiar.

Si quieres seguir informado acerca de las novedades que se producen en el colectivo de autónomos y pymes, visita nuestro canal así como nuestra web. En ambas actualizamos cada día la situación y explicamos las últimas noticias. También hemos preparado un vídeo en el que explicamos porqué todavía no hay prórroga de las medidas extraordinarias y cuáles pueden ser las consecuencias si ésta no se da a tiempo. ¡No te lo puedes perder!

Share This