¿Qué es el impuesto de sociedades?

Diccionario Emprendedor

El impuesto de sociedades es el impuesto que grava a las sociedades y demás entidades residentes en el territorio español. Éstas deben presentar declaración aunque no hayan desarrollado actividades durante el período impositivo o no hayan obtenido rentas sujetas al impuesto.

Consideramos como sociedades en territorio español a todas aquellas que se han constituido siguiendo las leyes españolas, tienen su domicilio social en territorio español y tienen dirección efectiva de actividad en suelo español.

A la hora de abonar el impuesto de sociedades, hay que tener en cuenta ciertos territorios que poseen un marco fiscal diferente. En el caso de la Comunidad Foral de Navarra o el País Vasco, el impuesto de sociedades estará sujeto al régimen del concierto económico establecido por los gobiernos de estas regiones.

Los resultados después del impuesto de sociedades

El resultado de la empresa es la diferencia entre los ingresos y los gastos devengados del ejercicio. Para calcular la base imponible se utilizará la estimación directa.

Para que un gasto sea deducible y lo podamos incluir dentro de la ecuación, en la mayoría de casos es necesario que éste se encuentre contabilizado. Aunque la ley sí marca algunas excepciones. Además, hay otra serie de requisitos que se basan en que esos gastos atiendan a un derecho económico real y que sea necesario para llevar a cabo nuestra actividad y así generar beneficios.

¿Qué requisitos deben cumplir los gastos deducibles?

Para que los gastos sean deducibles y los podamos restar de la base imponible, deben cumplir cuatro requisitos:

  • En primer lugar encontramos la contabilización. En otras palabras, los gastos deben estar contabilizados en nuestra cuenta de pérdidas y ganancias o, en todo caso, en una cuenta de reservas.
  • Por otro lado está la justificación. Es necesario justificar el gasto, fundamentalmente con la presentación de la factura que acredita que realmente ese gasto se ha producido.
  • En tercera posición se sitúa la imputación. Como normal general, se debe imputar el gasto en el período en el que realmente se ha devengado el mismo.
  • Finalmente, debe existir una correlación con los ingresos. Es imprescindible que los gastos se realicen para generar ingresos y éstos tengan relación con la actividad de la compañía.

Tipos de gasto Impuesto de sociedades

Gastos fiscalmente no deducibles

También existen una serie de gastos no deducibles que no se podrán contabilizar como tales a la hora de abonar el impuesto de sociedades. Éstos gastos son los siguientes:

  • La retribución de los fondos propios de la sociedad.
  • Los gastos derivados del impuesto de sociedades.
  • Las multas y las sanciones.
  • Pérdidas en el juego.
  • Donativos y liberalidades.
  • Los gastos de acciones contrarias al ordenamiento jurídico.
  • Gastos por servicios prestados desde paraísos fiscales.
  • Gastos financieros derivados de deudas con empresas del grupo.
  • Los gastos desproporcionados derivados de la extinción de relaciones laborales.
  • Amortizaciones y provisiones que excedan de los límites legalmente marcados.
  • Provisiones y fondos internos para la cobertura de contingencias.

¿Cómo se calcula el impuesto de sociedades?

Para calcular el impuesto de sociedades que nos corresponde pagar después de nuestra actividad deberemos conocer, en primer lugar, el tipo de gravamen que corresponda. Cabe destacar que el tipo de gravamen general es del 25%, el porcentaje por el que tendremos que multiplicar la base imponible. El resultado nos dará la cuota integra del impuesto.

El impuesto de sociedades deberá presentarse 25 días después de que se cumplan seis meses desde la finalización del ejercicio en el que se ha devengado el impuesto. Si nuestros ejercicios se adaptan en función del período natural del calendario, por ejemplo, deberemos presentar el impuesto de sociedades de un ejercicio finalizado el 31 de diciembre, entre el día 1 – 25 de julio. En caso de querer domicilarlo, entre el día 1 – 20 de julio.

NOTA: Si somos una empresa de nueva creación y en el primer ejercicio obtenemos beneficios, solo tendremos que aplicar el 15% de tipo de gravamen del impuesto de sociedades.

Vídeo

El impuesto de sociedades, por tanto, es un impuesto imprescindible de presentar por parte de sociedades limitadas, sociedades anónimas y que en general, todo empresario desea abonar puesto que eso implica una consecuente generación de beneficios y buena marcha de la actividad económica.

Si sigues con dudas acerca de qué es este impuesto y cómo se calcula, también hemos preparado un vídeo en donde explicamos más acerca del tema. ¡No te lo puedes perder!

Share This