Emprendiendo en directo – Capítulo 1: Las ideas

Sigue Emprendiendo en DIRECTO

«Las ideas» es el primer capítulo de esta serie que recién hemos comenzado acerca de nuestro proyecto de emprendimiento en directo. Porque las ideas son ese primer paso que hay que dar para poder emprender, ya que sin esa chispa que se enciende a través de la cual ser capaz de comenzar, es complicado que se tenga éxito o directamente se pueda emprender.

Las ideas además suelen jugar un papel limitante para nuestros proyectos, porque es fácil caer en la consideración de que nuestra idea no es lo bastante buena para ser llevada a la práctica y por lo tanto no merece la pena arriesgar. En este primer capítulo vamos a hablar sobre cómo conseguir tener ideas para emprender y, en concreto, para como emprender con éxito.

La importancia de las ideas

Nuestra visión personal acerca de la importancia de las ideas en estas primeras instancias es que es nula o casi nula, y lo explicamos. Es bastante frecuente que haya personas que se lancen a emprender por el mero hecho de haber tenido una buena idea, o porque considera que ha tenido una gran idea. Sin embargo, una idea es algo intangible si no tiene un plan de negocio y una estructura que lo haga viable a corto, medio y largo plazo.

Además, las ideas no tienen porqué ser disruptivas, no es necesario aparecer con algo que nadie antes haya inventado o imaginado. Ante esta situación, cuando alguien viene con esa cantinela de «he tenido una idea y no se le ha ocurrido a nadie», la respuesta es clara: «Pregúntate porqué». Así que, si eres de esos que piensa que ha tenido una idea muy original y que va a revolucionar el mundo, primero pregúntate la razón por la que no ha sido llevada a cabo hasta ahora. Probablemente sea porque no es rentable, viable o porque es directamente una locura. Aunque sí que es posible que hayáis dado con esa idea revolucionaria, pero para llegar hasta esa conclusión, lo mejor es investigar y analizar detenidamente todos los factores que se han podido dar para que nadie lo haya hecho antes que tú.

Por lo tanto, a las ideas hay que darles la importancia que tienen en el proceso, ni más ni menos. Y para obtener ideas que puedan ser rentables y generen riqueza vamos a trabajar un método.

Estar al día con las nuevas tendencias

Es necesario analizar día a día las nuevas tendencias, las nuevas tecnologías, los nuevos mercados, los diferentes sectores y hacia dónde se dirigen los hábitos de consumo. Este primer paso del método es bastante útil para tener la mente y los ojos bien abiertos ante oportunidades que pueden surgir o nichos que se pueden abrir para que desarrollemos nuestro proyecto.

Iremos generando una serie de puntos inconexos aparentemente que, después de un tiempo se pueden interconectar entre sí, dando lugar a una idea que tenga valor real pueda ser un modelo de negocio.

Satisfacer necesidades propias

Este paso es, por norma general, el detonante de un gran número de proyectos de emprendimiento. La mayoría de emprendedores que han pasado por los micrófonos de Mundo Emprende hablan de sus empresas como necesidades personales que estaban insatisfechas. En cualquier caso este punto puede convertirse en un arma de doble filo porque hay que entender que las ideas de negocio no pueden convertirse en soluciones para nosotros sino que tienen que ser soluciones para el mercado. Para un mercado lo suficientemente grande como para que podamos hacer de él un negocio rentable.

Buscar nichos

Este punto significa que hay que buscar continuamente esos nichos de clientes o usuarios con necesidades específicas que, en muchos casos, no son atendidas por las grandes empresas porque el coste para llegar a ellos es muy elevado y, por lo tanto, no es rentable. Lo que lleva a que estos nichos estén más descuidados que otros más comunes o generalistas.

Por lo tanto, es importante que en nuestro día a día, en nuestras relaciones sociales, mostremos interés por conocer las necesidades de cada pequeño grupo que, en un futuro se pueden convertir en puntos que podamos unir y de los que surja una idea de negocio.

Capacidad de extrapolar

También es necesario coger ideas que se están teniendo en un sector determinado aunque no tenga nada que ver con nuestro propio sector. Por ejemplo, un modelo de negocio que ya se está aplicando en otro sector puede que no esté implantado todavía en el nuestro y por ahí podamos sacar una idea rentable.

Este es el motivo por el cual es importante ser curioso e investigar día a día otros sectores, para ver cómo evolucionan, la tecnología que utilizan o en qué modelos de negocio se está innovando para generar esas ideas que un día puedan conectar entre sí.

Sectores sin innovación

Es interesante buscar sectores en los que no haya habido innovación en los últimos tiempos. En una de las principales vías que contemplamos desde aquí de forma particular. Entrar en sectores poco o nada optimizados y que han operado de la misma forma desde hace años para aplicar diferentes modelos de negocio.

De esta manera se pueden conseguir modelos, planes e ideas completamente disruptivas para el sector en cuestión y que pueden llevarte al éxito en tu aventura emprendedora. En resumidas cuentas, hay que alimentar la curiosidad porque ella te llevará a investigar múltiples opciones entre las cuales se puede encontrar la idea más adecuada.

Optimizar

Hacer las cosas de una forma diferente con modelos ya existentes. Pensar en ese mismo modelo y trabajar para hacerlo mucho más rentable y eficiente a la par que económico. De este modo conseguimos un producto o servicio diferencial que nos permite entrar en el mercado y competir.

Trabajar a diario en la optimización de productos y servicios es de vital importancia para seguir mejorando en lo que hacemos y ser una opción relevante para los consumidores y, por supuesto, para nuestro público objetivo.

Contacto con el usuario

Es necesario estar en contacto directo y frecuente con el usuario porque la experiencia que te aporte puede ser de vital importancia para encontrar puntos que, en relación con otros puntos, te permitirán perfeccionar tu servicio o incluso encontrar la idea para otro servicio. Al final son los propios clientes el mejor baremo para conocer qué es lo que necesitan y qué es lo que quieren.

Copiar

No hay que pensar que copiar no vale o no está permitido. Copiar es necesario pero copiar diferente. Reinventar inventos revolucionarios y extremadamente originales no siempre es posible pero lo que sí podemos hacer es partir de lo ya existente y mejorarlo. Vamos, que este punto está estrechamente ligado a optimizar lo que ya existe.

Las ideas de negocio

Finalmente, vamos a hablar de las ideas que hemos tenido y cuál vamos a poner en marcha en ultima instancia para convertirla en un proyecto. De ahí en una empresa y, para concluir, en un negocio rentable.

En primer lugar, hemos de decir que esta idea a desarrollar es una evolución de un producto ya existente y que iba a ser una pieza que encajaría en una gran plataforma. Pero descubrimos que contamos con un producto que se puede ofrecer de manera distinta a los usuarios. ¿Y cuál es el producto del que hablamos? Pues bien, no es ni más ni menos que un software de facturación.

Como bien hemos dicho, de momento es solo una idea y hemos de seguir todos los pasos antes mencionados. Por ello, en la próxima entrega de «Emprendiendo en directo» hablaremos de los pasos a seguir una vez tenemos la idea en la cabeza y el estudio que hay que realizar.

¡Así que estad atentos a esta serie y a cada vídeo que subamos, porque en cada uno de ellos os daremos ideas y consejos imprescindibles para comenzar un proyecto y emprender con éxito!

Share This