Estado de alarma económica. Los datos del mes de abril

Aprendimiento

Los datos derivados del mes de abril nos indican la existencia de un estado de alarma económica que va a llevar al país a una crisis de la que va a costar levantarse. Y ¿por qué va a ser complicado salir de esta situación? Principalmente porque hay mucha parte del tejido empresarial que se ha perdido. Una gran cantidad de autónomos se han dado de baja, con la consiguiente dificultad que van a tener para poder darse de alta de nuevo. Otros se encuentran en una situación de espera, sumergidos en el cese de actividad y con la incertidumbre de no saber si podrán volver a retomar su actividad.

Otras empresas no están siendo capaces de soportar los gastos que han tenido y se han visto obligados a liquidar el negocio o se encuentran en concurso de acreedores. Por lo tanto, tenemos argumentos para decir que se está produciendo una pérdida de parte importante del tejido empresarial que va a dificultar la recuperación económica cuando acabe esta crisis sanitaria.

Estas razones deberían provocar que las medidas tomadas por el Ejecutivo durante el estado de alarma sanitaria se pasen también al estado de alarma económica. Así pues, las prestaciones por cese de actividad o los ERTE van a ser necesarios a pesar de que se recupere cierta normalidad en nuestra vida cotidiana y se ponga fin a la crisis por el COVID-19.

¿Qué está ocurriendo en la economía?

Durante el pasado mes de abril, el sector autónomo se vio gravemente afectado. Los datos hablan de una pérdida de 41.000 autónomos. Estas cifras se suman al 1.100.000 que se encuentran en cese de actividad. Unas cifras que muestran la parálisis en la que se encuentra el colectivo. Una caída tan acusada que no se producía desde la década de los 80 pero que ha sido provocada por una situación excepcional.

El cese de actividad ha permitido que más de un millón de autónomos no se den de baja y puedan aguantar pero, aún así, la cifra de los que ya han caído es muy elevada. Esto supone una pérdida de músculo empresarial muy sensible ya que ni siquiera todavía se había podido recuperar toda ese tejido existente antes de la anterior crisis de la que recién nos encontrábamos saliendo.

Los datos con respecto al empleo

Los datos que existen con respecto al empleo en el mes de abril también demuestran los estragos que ha causado la crisis sanitaria. Alrededor de 250.000 personas se han quedado en el paro y las previsiones indican que, en el mes de mayo, se supere la barrera total de los cuatro millones. Además, hay que sumar a otros cuatro millones de empleados que se encuentran en un ERTE y que no hay seguridad de que, cuando acabe esta situación, estos puestos se recuperen.

La política llevada a cabo con los ERTE, además de la flexibilidad otorgada por el Gobierno, han permitido que estas cifras no sean aún peores. En cualquier caso, habrá que estar muy atentos porque si se produjese una recaída. Tener que volver al punto de partida, podría provocar un punto de no retorno para muchas empresas y trabajadores.

Alarma económica

¿Por qué el estado de alarma económica?

Las empresas, pymes, sociedades limitadas o sociedades anónimas se han visto abocadas al concurso de acreedores o incluso a la quiebra en un porcentaje significativo. Al igual que ya hemos comentado con los autónomos, esto supone una grave pérdida de tejido empresarial que provoca un estado de alarma económica poco beneficioso para el país.

Si estas empresas desaparecen, habrá que emplear una elevada cantidad de tiempo y recursos para poder recuperar de nuevo a otras organizaciones que generen una riqueza igual o parecida. Se estima que, con los estragos provocados por los meses de marzo y abril, se han convocado más de 50.000 concursos de acreedores. Unos datos muy negativos.

¿Qué dicen los datos macroeconómicos?

En cuanto a los datos macroeconómicos, el PIB en el primer trimestre se vio afectado por el estado de alarma sanitaria, y la caída fue del 5,2%. Unos números históricos y una bajada muy severa y de graves consecuencias.

Habrá que esperar a los resultados del segundo trimestre para ponderar con más precisión las consecuencias de esta crisis pero las previsiones hablan de un desplome del 10%, una cifra demasiado elevada y de fatal desenlace. En cualquier caso, hay que entender esta caída debido a que el modelo económico español está fuertemente basado en el turismo, un sector que va a tardar en recuperarse por diferentes motivos:

  • En primer lugar porque el turismo internacional no va a ser inmediato. Cada país tiene sus propias restricciones que permitirán o no a sus ciudadanos salir o no salir del país.
  • El turismo nacional se irá recuperando con mayor celeridad puesto que, según se vayan consumiendo fases de la desescalada, los ciudadanos podrán moverse por todo el territorio. No obstante, será necesario que existan medidas que fomenten y faciliten este turismo nacional.

¿Qué se puede hacer ante la alarma económica?

Hay que ser conscientes de que la generación de riqueza y empleos va a tardar en llegar. Las estimaciones hablan de mediados de 2021 para recuperar un tono económico normal. Desde aquí creemos en la necesidad de trabajar para la creación de otros sectores que se erijan como pilares básicos del modelo económico del país. De esta manera no habría que depender tanto del turismo, un sector supeditado a la posibilidad de que los extranjeros puedan venir a España.

Además, la caída de la economía, que es inevitable, puede servir para extraer cosas positivas. Una vez se alcance el punto más bajo, se podrá recrecer y en el que aparecerán nuevas oportunidades de negocio. Una gran noticia para nuestros amigos emprendedores y para aquellos que estén pensando en lanzarse a la aventura.

Por otro lado, las administraciones y los políticos deben tener claro que nos encontramos y vamos a pasar un estado de alarma económica. Por lo tanto debe establecerse y fijarse un calendario de recuperación en el que se establezcan las pautas necesarias para abordar la recuperación financiera del país.

Vídeo

El estado de alarma económica es un hecho y va a suceder al de alarma sanitaria en cuanto éste termine. Por ello, es necesario trabajar, estudiar y preparar posibles medidas para, no solo reducir su impacto, si no también para salir del mismo con cierta presteza.

Con los datos de los meses de marzo y abril en la mano, los emprendedores y emprendedoras tenemos que encontrar la oportunidad en esta tesitura tan complicada que se nos está dando.

Y como ya sabéis, si queréis estar informados acerca de esta crisis sanitaria y las consecuencias que está provocando en autónomos y empresas, no dudes en seguir nuestro canal así como nuestra web. Por otro lado, si todavía tenéis dudas acerca de las posibles secuelas de la alarma sanitaria y su posterior deriva en el estado de alarma económica, hemos preparado un vídeo en el canal en donde abordamos el tema con más detalle. ¡No te lo puedes perder!

Share This